No había tenido oportunidad de sentarme a escribir otra cosa que no fueran canciones, me disculpo, alguna vez leí una frase que decía que si no estás haciendo la vida de al menos alguien mejor entonces estás desperdiciando el tiempo.
Me han escrito un par de personas desde que me atreví a compartir mis anécdotas y vivencias personales, hoy en día no todo el mundo se toma el tiempo de leer éste tipo de blogs pero por esas personas que me han escrito y que se identifican conmigo es  que seguiré compartiendo un poco más de mi y les agradezco el interés.

En ésta ocasión voy a tocar algunos temas personales pero siempre tratando de hacerlo con mucho respeto y delicadeza.

Mi post es sobre el momento en el que me encontré vacía y perdida en un camino falto de sueños y metas personales por estar dedicada a otras personas que en su momento fueron muy importantes para mi, y que hoy siguen siendo importantes a pesar de ya no ser parte de mi camino.

Muchas personas y especialmente las mujeres nos perdemos entre actividades escolares de nuestros hijos, los quehaceres de la casa, las relaciones y el trabajo,  perdemos la esencia de lo que somos y olvidamos por completo las cosas que soñábamos cuando jugábamos a las muñecas triunfadoras que vivían los sueños que nosotras teníamos en la mente.
Tal cual fué mi experiencia y en algún punto de mi vida me perdí y me llené de frustración porque no estaba ya ni cerca de lo que alguna vez soñé, entonces, me tomé el tiempo adecuado para reflexionar. Empecé a entender que poner todo y a todos antes no es un hecho de bondad si no una falta de amor propio y de respeto a lo que valemos,  a nuestros propósitos personales, es olvidarnos de la persona más importante que somos nosotros mismos y es abandonarnos.
Entonces tuve que tomar decisiones importantes, dolorosas, pero necesarias para regresar a mi, a mi esencia, a la persona que olvidé, que está llena de sueños y de amor por la música, tuve que soltar para poder ser feliz y poder hacer felices a las personas a mi alrededor.
Hoy entiendo que combinar mis sueños con ser mamá no es un pesar, al contrario, empecé a encontrar de nuevo los motivos para ser mejor cada día y lo más importante, para vivir en paz y en armonía conmigo.

Todos tenemos sueños pero no todos tenemos el valor de luchar por ellos, de creer en nosotros, muchos se asustan por las críticas negativas, porque no todo sale siempre como queremos, porque a veces las amistades o las relaciones influyen de manera negativa a nuestra confianza, y también nos asustamos porque a veces una puerta se cierra y se nos viene abajo la moral pero yo siempre he pensado que algo más grande siempre llega y en efectosiempre me llega.

Estoy más confiada que nunca que mi razón de vivir es para componer canciones, para compartir, para ser madre, para amar, para ayudar a quien lo necesite, para rodearme de personas que me motiven a crecer, que me respeten, que me quieran como soy y que me ayuden a ver mis fallas, en todo, en la música, en el amor y en la amistad.

La vida es muy breve, el tiempo es preciso y también preciado.
Cada día doy un paso aunque sea pequeño para acercarme a mis metas y no me desespero, disfruto cada día, disfruto escribir una canción, hacer una maqueta, escuchar un arreglo de mis canciones, disfruto que mi hijo se vaya aprendiendo mis canciones de tanto escucharlas.
Disfruto los procesos y también disfruto las experiencias más profundas de mi vida, la nostalgia, la tristeza, porque de ahí nacen mis mejores canciones.

Éste año es el año de compartir y estoy muy emocionada pues ya podrán escuchar más de mi corazón en mis canciones.
Tal vez a algunos no les gusten pero por una sola persona que sienta mi pasión, por esa persona valdrá la pena todo.

Quiero agradecer a todos mis amigos músicos que me han apoyado desde siempre, que me dan más confianza, que me ayudan tanto a crecer porque en éste medio no todos lo hacen, existen muchas críticas y envidias pero yo soy una persona tremendamente afortunada por contar con las personas adecuadas, sinceras y las más talentosas, algún día voy a mencionarlos a todos.

Hoy voy a seguir dando pasos firmes para lograr lo que quiero y que nunca debí abandonar. ¡Mis sueños!

Éste post se lo dedico a quienes se encuentren perdidos en la rutina, en la frustración y en la depresión.
Siempre hay puertas sólo hay que saber cuáles son las que nos van a llevar a los lugares correctos y adecuados.

Creo que lo más importante para lograrlo todo es la perseverancia, la disciplina, determinación, constancia, entusiasmo, ponerle mucho amor a las cosas, y el agradecimiento a las personas que nos ayudan porque los logros siempre se acompañan de esas personas y hay que saber ser agradecidos.

Gracias por leerme!

Siempre lo mejor.

Paola Ancona